Videos

Loading...

jueves, 20 de diciembre de 2007

Follon en Valencia


Sigue el derrumbe del Valencia y Ronald Koeman, con la aquiescencia del presidente Soler, es el encargado de derribar caprichosamente hasta los pilares más firmes. Todo sea por distraer atenciones y evitar críticas sobre el factor común de tanto dislate y que reside en la figura presidencial y presidencialista de Juan Soler. Ayer, el técnico holandés (una victoria en ocho partidos y siete sin hacer gol) decidió que la carrera de Cañizares y Albelda en Mestalla había terminado. Y el próximo en caer será Angulo, al que no le comunicó su decisión al estar convaleciente de una gripe en su domicilio. Tampoco parece que tengan buen futuro Joaquín y Vicente (varios equipos ya se frotan las manos), de los que ya ha hablado mal Koeman en privado y en sus decisiones técnicas.

Así, Albelda y Cañizares, más de una década de gloria, éxitos y títulos de dos profesionales ejemplares, veían aparentemente finalizada de forma poco acorde a su compromiso y grandeza su vinculación deportiva con la entidad. El entrenador, acabado el entrenamiento, se reunió en su caseta con los dos jugadores y les comunicó que no contaba con ellos y que "mientras yo sea entrenador no jugaréis en este equipo, es la hora de los jóvenes". Curiosamente, el relevo del portero será Juanlu Mora, de 34 años de edad. Ambos futbolistas le preguntaron los motivos de esa decisión, a lo que el entrenador se limitó a decir que no tenía por qué dar explicaciones y que "tengo todo el apoyo del presidente". Albelda, al que la noticia pilló haciéndose la maleta para viajar, le dijo que "no le conocía, ni tenía idea de lo que le había costado jugar en el Valencia". Luego, Koeman mintió o no se atrevió a confesar en la sala de prensa, pues ahí sólo aseguró que más allá de Zaragoza el futuro no estaba escrito y que "habría que hablar". Nada que ver con lo que le había dicho a la cara a los dos afectados. Los jugadores, no sólo los damnificados, habían detectado ya un giro radical en el comportamiento del holandés, que de su cercanía inicial se había mostrado arisco y cerrado en las dos últimas semanas. Ni Cañizares ni Albelda, muy afectados y dolidos, quisieron ayer hacer manifestaciones Esperarán alguna explicación que se merecen, y todavía nadie les ha dado, y hablarán mañana a las 13:00 horas.

Toda la trama se gestó en el domicilio del presidente, presuntamente aquejado de una misteriosa enfermedad que le tiene sin aparecer por el palco pero sí le permite descabezar la plantilla desde su salón y acudir regularmente a su despacho profesional. En esa reunión, el dirigente, Ruiz y Koeman decidieron el puntapié simbólico a los dos futbolistas más laureados de la plantilla, junto a Angulo, que también será víctima. Se da la circunstancia de que los tres futbolistas tienen una magnífica relación con los anteriores gestores del club y nunca han comulgado, sin hacer críticas, con la gestión solerista que tiene a la entidad lejos de los registros obtenidos entre 1998 y 2004. Hay que recordar que a Cañizares le resta una campaña más de contrato y, a Albelda, tres, por lo que sus rescisiones le costarían al club 13 millones de euros.

Santiago Cañizares. Una década plagada de éxitos y títulos

El guardameta de Puertollano recaló en el Valencia tras ganar la Séptima con el Real Madrid y disputar el Mundial del 98. Por lo tanto, esta campaña cumple una década en una entidad en la que se ha convertido en leyenda al ser uno de los jugadores que más encuentros ha disputado. En total, y contando todo tipo de compromisos, Cañizares suma 444 partidos como valencianista en los que ha acumulado dos Ligas, una Copa del Rey, una Supercopa de España y otra de Europa, además de disputar dos finales de la Champions League. En ese tiempo, fue convocado por la Selección para los Mundiales de 2000 y 2004.

David Albelda. El gran capitán y murciélago del escudo

Todo club y toda afición sueña con tener un capitán en su vestuario que sienta y padezca por los colores que defiende, un jugador de la tierra que valore a la perfección el escudo que defiende y ése es David Albelda en el Valencia. El de la Pobla Llarga lleva años luciendo el brazalete y siendo santo y seña para los seguidores blanquinegros que le vieron levantar la última Liga cosechada por la entidad. A ella suma en su palmarés otro título liguero, la Copa de la UEFA y una Supercopa de España y otra continental. Con 373 partidos jugados en todos los torneos, David es el corazón de su equipo y de la Selección española.

No hay comentarios:

Google